DIRECCIÓN: C/ Infanta Mercedes, 61 28020 - Madrid Metro: Tetuán

MINDFULNESS ¿QUÉ ES Y CUÁLES SON SUS BENEFICIOS?

Clínica Podología Fisioterapía Psicologia Madrid

Se trata de uno de esos anglicismos que han llegado para quedarse y que
despierta un interés creciente, sobre todo en la última década. Sin embargo, a
veces no resulta sencillo entender en qué consiste y cuáles son sus beneficios,
ya que comprender sus implicaciones no depende tanto de la explicación que
pueda darnos un experto, sino de cómo vamos interiorizando el uso de esta
técnica a través de la práctica.


Para muchas personas mindfulness es una herramienta que trata de
conseguir “librarnos” del estrés, y en esa línea no sería muy distinto del resto
de técnicas que utilizamos para reducir estados displacenteros como el
nerviosismo, la ansiedad, la timidez…el sufrimiento psicológico, en definitiva.
No obstante, a medida que nos introducimos en la práctica de esta técnica y
llegamos a profundizar en sus beneficios descubrimos que en realidad reducir
el estrés no es su objetivo principal, sino más bien su consecuencia. Trataré de
explicar esto con más detalle:


En nuestra sociedad se ha venido instalando la idea de que los estados
psicológicos displacenteros (estrés y ansiedad, por ejemplo) son algo a evitar o
a tratar de controlar. “No te pongas nervioso”, “controla tu estrés”, “no te
preocupes”, “no sufras”, “no pienses así”, “no pienses en ello”. Son ejemplos de
hasta qué punto hemos ido integrando la idea de que sólo una vida sin
sufrimiento es una vida plena, de que sólo experimentando emociones
positivas podemos decir que nuestra vida es satisfactoria, pero ¿es esto
realmente así? ¿es posible vivir sin sufrimiento? ¿conocen a alguien que no
experimente miedos, preocupaciones, inseguridades, decepciones, estrés o
ansiedad?


La investigación en psicología ha ido comprobando cómo para muchas
personas tratar de “controlar, evitar o huir” del sufrimiento psicológico no
siempre es posible. Es más, con frecuencia tratar de controlar nuestras
emociones negativas conduce a más sufrimiento y frustración, porque mis
emociones aparecen de manera automática, sin que yo pueda hacer nada por
evitar su aparición o controlar su impacto. Si, por ejemplo, voy caminando por
la calle y presencio un accidente de tráfico, posiblemente no pueda evitar sentir
emociones. Si trato de no pensar en el examen de mañana, es muy probable
que termine pensando en el examen con más intensidad todavía, y me culparé
a mi mismo por no ser capaz de controlar mis propios pensamientos.
Pero ¿y si la clave para una vida completa no estuviera tanto en controlar mis
pensamientos, sino en aceptarlos tal y como son para concentrarme en el aquí
y ahora? ¿y si la clave para conseguir sentirme satisfecho conmigo mismo no
residiera en el hecho de “pensar o dejar de pensar”, sino en el hecho de
percibir, de sentir, de atender, tomando conciencia de los elementos que están
ocurriendo y adoptando una actitud de observador consciente? En general,
nos pasamos la vida planificando, valorando e interpretando la realidad.
Viajamos en metro sin prestar atención a lo que nos rodea, realizamos actividades cotidianas (ducharnos, cepillarnos el cabello, lavarnos los dientes)
sin experimentar las sensaciones que ocurren en nuestro cuerpo. Mantenemos
una conversación con un amigo, pero en realidad no estoy con él, sino viajando
en el tiempo angustiado por la agenda tan repleta que me espera a
continuación, de manera que olvido que esa charla con un amigo es algo único
e irrepetible que está ocurriendo aquí y ahora. Sufrimos pensando en todo lo
que hicimos o lo que tenemos que hacer porque vivimos enredados en una
maraña de pensamientos que continuamente viajan al pasado –
culpabilizándonos por lo que pudo ser – o al futuro – alimentando nuestra
ansiedad por los miedos venideros, por lo que está por llegar. Y cuando sufro
como consecuencia de vivir enredado en esos pensamientos, trato de no
pensar, en una lucha constante conmigo mismo ¿Y si parte de la solución a
tanto sufrimiento estuviera en vivir la vida en lugar de pensar en ella?

Pues bien, mindfulness es un conjunto de técnicas y ejercicios que persiguen
alcanzar una “atención plena“ del momento presente, focalizando la atención
en los propios pensamientos y emociones, pero sin juzgarlos, sin tener que
decidir continuamente si llevo o no llevo razón al pensar de una determinada
manera o en sentirme de determinada manera, Se trata de observar los propios
sucesos internos sin luchar contra ellos, aceptándolos para dejar que fluyan
libremente. Mediante los ejercicios de mindfulness también nos centramos en
las sensaciones corporales, como las sensaciones musculares, la respiración o
en el ambiente que nos rodea (los olores, los cambios de temperatura, las
sensaciones en la piel, los ruidos, etc) aceptando tanto aquellas sensaciones
agradables, como las que no lo son. Se trata de vivir el aquí y ahora pero sin
cuestionarlo. Se trata de focalizar la atención pero sin juzgar, sin interpretar, sin
justificar, sin luchar. 


La práctica regular de ejercicios de mindfulness, convenientemente aplicados
y en especial cuando se combinan con terapias específicas, tiene asociados
una serie de beneficios:

  • Se logra una mayor perspectiva sobre lo que me rodea y se consigue
    llevar la mente hacia un estado de mayor apertura y flexibilidad.
  • Me proporciona estrategias para gestionar el sufrimiento psicológico y
    contribuye a su reducción. En este sentido, el efecto que se produce es
    paradójico y revelador: aunque estas técnicas no persiguen
    necesariamente luchar contra el estrés, consiguen reducirlo.
  • Al trabajan aspectos como la aceptación y la compasión con uno mismo
    y con los demás, muchos pacientes experimentan una mejora de la
    autoestima y una sensación de “ser mejor persona”
  • Mejora la toma de decisiones y aumenta la sensación de autoeficacia en
    el desempeño diario y en diferentes facetas de la vida diaria (amistades,
    trabajo, familia, pareja, ocio…)
    Si quieres aprender y saber más sobre este tipo de técnicas, no dudes
    en ponerte en contacto conmigo en la sección de Psicología de Clínica
    Sánchez. Estaré encantado de atenderte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *