Ansiedad: Síntomas y Tratamientos

Created with Sketch.

Ansiedad: Síntomas y Tratamientos

ansiedad-sintomas-tratamientos

Qué es la ansiedad y cómo se manifiesta en las personas

La ansiedad es una reacción normal del cuerpo y la mente ante situaciones que se perciben como amenazantes o estresantes. 

Es una forma de prepararte para afrontar los desafíos o peligros que se presentan en tu vida.

Sin embargo, cuando la ansiedad es excesiva, frecuente o persistente, puede interferir con tu funcionamiento normal y causarte malestar físico y emocional. 

En ese caso, se habla de trastornos de ansiedad, que son un grupo de enfermedades mentales que afectan a millones de personas en el mundo.

Síntomas de la ansiedad

Los síntomas de la ansiedad pueden variar según el tipo y la gravedad del trastorno, pero algunos de los más comunes son:

  • Sensación de nerviosismo, agitación o tensión
  • Sensación de peligro inminente, pánico o catástrofe
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Respiración acelerada o dificultad para respirar
  • Sudoración
  • Temblores
  • Sensación de debilidad o cansancio
  • Dificultad para concentrarse o pensar con claridad
  • Problemas para dormir
  • Evitación de situaciones que generan ansiedad

La ansiedad puede manifestarse también como síntomas físicos como mareos, náuseas, dolor de cabeza, molestias digestivas o palpitaciones.

Qué causas o factores pueden provocar o agravar la ansiedad

La ansiedad puede tener varias causas o factores que la provocan o la agravan. 

Algunos de ellos son:

  • La genética: tener antecedentes familiares de trastornos de ansiedad puede aumentar la predisposición a sufrirlos.
  • El trauma: vivir situaciones de violencia, abuso, abandono o pérdida en la infancia o en la edad adulta puede generar estrés postraumático y ansiedad crónica.
  • El estrés: enfrentarse a problemas personales, laborales, económicos o de salud puede desencadenar o empeorar la ansiedad.
  • Los cambios en las sustancias químicas del cerebro: alteraciones en los niveles de neurotransmisores como la serotonina o el GABA pueden afectar al estado de ánimo y a la regulación del miedo y la ansiedad.
  • Otras condiciones médicas: padecer enfermedades del corazón, diabetes, tiroides u otras puede provocar síntomas similares a los de la ansiedad o aumentar el riesgo de desarrollarla.
  • El abuso de drogas o alcohol: consumir sustancias que alteran el sistema nervioso puede generar dependencia, tolerancia y síndrome de abstinencia que se asocian con la ansiedad.

Qué tratamientos o terapias existen para aliviar o curar la ansiedad

Existen diferentes tratamientos o terapias para aliviar o curar la ansiedad. En Clínica Sánchez te hablamos de los tratamientos que nosotros consideramos más óptimos para reducir la ansiedad:

La psicoterapia: es un proceso de ayuda profesional que permite comprender y afrontar mejor la ansiedad y sus causas. Dentro de la psicoterapia, la terapia cognitivo-conductual es una de las más eficaces y se basa en modificar los pensamientos y comportamientos que generan o mantienen la ansiedad.

El mindfulness: es una práctica de atención plena que consiste en enfocar la conciencia en el momento presente sin juzgar ni reaccionar a lo que se percibe. El mindfulness ayuda a regular las emociones, a relajar el cuerpo y la mente y a mejorar el bienestar general.

Los cambios en el estilo de vida: son hábitos saludables que favorecen el equilibrio físico y mental. Algunos ejemplos son realizar ejercicio con regularidad, dormir bien, alimentarse de forma sana, evitar el consumo de alcohol o drogas, buscar apoyo social y dedicar tiempo al ocio.

Cómo prevenir o manejar la ansiedad en el día a día con consejos prácticos

La ansiedad es una reacción normal del organismo ante situaciones de estrés, incertidumbre o amenaza. Sin embargo, cuando se vuelve excesiva o desproporcionada, puede interferir con tu bienestar y tu funcionamiento diario.

Por eso, es importante prevenir o manejar la ansiedad con consejos prácticos que te ayuden a reducir sus efectos negativos. Algunos de ellos son:

  • Ocupar bien el tiempo: realizar actividades que te gusten, te motiven y te distraigan de las preocupaciones puede mejorar tu estado de ánimo y autoestima.
  • Practicar la respiración consciente: respirar profundamente por la nariz y exhalar lentamente por la boca puede calmar el sistema nervioso y relajar el cuerpo y la mente.
  • Hacer ejercicio físico: moverse libera endorfinas, que generan sensación de placer y bienestar. Además, el ejercicio ayuda a canalizar las emociones negativas como la ira o el miedo.
  • Ser tu propio investigador privado: identificar los pensamientos que te generan ansiedad y cuestionarlos con evidencias objetivas puede ayudarte a modificarlos por otros más racionales y positivos.
  • Compartir lo que sientes: expresar tus emociones y buscar apoyo en las personas de confianza puede aliviar la carga emocional y hacerte sentir más acompañado.

Estos son algunos consejos prácticos para prevenir o manejar la ansiedad en el día a día. 

Si la ansiedad persiste o se agrava, te recomendamos consultar con un profesional de la salud mental que pueda ofrecer un tratamiento adecuado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *